viernes, 4 de marzo de 2011

[Joaquín López Dóriga. . En privado] Los saldos de Beatriz


Cuando esta mañana, en Querétaro, Beatriz Paredes entregue la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI a Humberto Moreira, habrá terminado una etapa que venía del desahucio e iniciará otra que el mismo priismo anuncia arrolladora.

El 4 de marzo de 2008, Paredes asumió esa jefatura en condiciones lamentables. Hoy, esa es la primera diferencia de gestión.

En septiembre de 2005, al dejar Roberto Madrazo esa dirigencia para irse de candidato presidencial, fue el caos. José Ramón Martell no se presentó a rendir protesta como presidente del partido, César Augusto Santiago lo fue sólo 45 minutos para dejar paso a Mariano Palacios Alcocer, quien ya había ocupado ese cargo y se la llevó hasta la elección de Paredes en 2008.

Esta sucesión fue tersa, sin ruido ni divisiones y con un candidato de unidad: Humberto Moreira.
Paredes convirtió al PRI en la primera fuerza electoral en las federales de 2009, al ganar 188 de los 300 distritos, superando la cifra de las cuatro elecciones anteriores: 1997, 2000, 2003 y 2006. En 2009 se jugaron seis gubernaturas, ganó cinco y perdió una al recuperar San Luis Potosí y Querétaro, y dejar ir Sonora.

En 2010, de 12 gobiernos, ganó nueve y perdió tres: recuperó Tlaxcala, Aguascalientes y Zacatecas, y fue derrotada ante las alianzas opositoras con candidatos ex priistas en Puebla, Oaxaca y Sinaloa.
Este año perdió las dos elecciones previas a las de julio y que estaban en manos de la oposición perredista: Guerrero y Baja California Sur, que ganó el PAN.

En resumen, con Beatriz Paredes el PRI ganó 14 gubernaturas: Nuevo León, Colima, Campeche, San Luis Potosí, Querétaro, Tamaulipas, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Veracruz, Tlaxcala, Aguascalientes y Zacatecas, y perdió seis: Sonora, Sinaloa, Oaxaca, Puebla, Guerrero y Baja California Sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario