lunes, 24 de octubre de 2011

Ante el abandono oficial, los cárteles se apoderan del campo mexicano


Uno más Uno
Género: Nota Informativa
Publicación: 21 de octubre de 2011 – 08:35
Autor: Felipe Rodea

El problema del campo se registra desde la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) y ahora están en una situación de decadencia, que “algunas partes del territorio es utilizado para sembrar enervantes porque no existen incentivos para los agricultores”,  aseguró el senador Luis Walton Aburto.

El miembro del Movimiento Ciudadano, expuso que en este contexto, las políticas públicas aplicadas al agro sólo han beneficiado a los grandes productores y a empresas transnacionales y dejado de lado “a los verdaderos labradores de la tierra”.

A su vez, el senador petista Alejandro González Yáñez, reconoció que Durango atraviesa por una situación muy grave, donde 92 por ciento de la tierra es de temporal y ha sido azotado por la peor sequía de los últimos 89 años.

Durango --explicó-- tiene 39 municipios y cuando menos cinco están en manos de los cárteles, por lo que, si no se toman medidas, “va a haber una migración hacia las  filas de la delincuencia”.

Llamó al Congreso para que a partir de 2012 se invierta en recursos para inhibir el surgimiento de la delincuencia, es decir, en la producción, en el campo y su rescate.

Al discutir el dictamen para dotar de más recursos al agro mexicano, el senador Alberto Cárdenas Jiménez, de Acción Nacional, resaltó que se deben apoyar los sistemas productivos afectados por los fenómenos atípicos, que de alguna manera comienzan a ser típicos.

Informó que la Comisión de Agricultura solicitó a la Colegisladora incrementar el presupuesto para 2012, tanto para la Sagarpa como para el Programa Especial Concurrente, que al menos suban 35 mil millones al PEC, y cerca de los 14 mil millones a la Sagarpa.

Destacó que no se ha abandonado al campo mexicano y recordó que México sigue siendo el doceavo país del mundo en producción de alimentos y el onceavo país en exportación de agroalimentos.Por su parte, el también priista Fernando Castro Trenti, señaló que para resolver el problema de la alimentación y del campo mexicano se debe reconocer que la política pública está agotada y por lo tanto, el sistema con el que se atiende al campo.

“No solamente es un asunto de sequía o subsidios, sino de que la ciudad golpea al campo. La sociedad urbana traicionó al campo mexicano, y las políticas públicas no son consecuentes con las necesidades del campo”, subrayó el senador por Baja California.

Por su parte,  el senador Antonio Mejía Haro comentó que Zacatecas, al igual que otros estados de la zona norte está seriamente azotado por la sequía y que tan sólo en frijol, va a dejar de percibir más de 15 mil millones de pesos. A ello se debe agregar las mermas en maíz y en ganadería, y que va a dejar de percibir alrededor de 20 mil millones de pesos, “casi o el mismo presupuesto que recibe el Estado de Zacatecas en el Presupuesto de Egresos de la Federación”.

Al respecto, el senador Ricardo Monreal Ávila, del PT, expresó que “hay una gran desesperación den la gente del campo” por la sequía, la falta de atención y recursos y la insensibilidad de los gobiernos para atender sus demandas.

Dijo que los campesinos sólo reciben “el desprecio de los órganos oficiales” y el desprestigio provocado por la descalificación de sus manifestaciones. “Pero lo que deberíamos hacer es atenderlos, escucharlos e implementar programas de emergencia para que puedan subsistir”, asentó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada