jueves, 20 de octubre de 2011

Protegerá a los consumidores y evitará actos de usura

PRESENTA MOVIMIENTO CIUDADANO  NUEVA
LEY FEDERAL PARA REGULAR CASAS DE EMPEÑO

  • La normatividad actual “legitima” los abusos; operan sin bases ni principios
  • Se multiplican geométricamente, en relación con el crecimiento de la pobreza
  • Cautivas, 11  millones de familias que no tienen acceso al sistema financiero
  • En muchos casos los abusos tipifican claramente el delito de fraude por usura

Los legisladores del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano presentaron hoy al Senado una iniciativa con proyecto de decreto para que se expida la Ley Federal que Regula las Casas de Empeño, a fin de establecer las bases, los requisitos legales y administrativos para la operación y el funcionamiento de estos establecimientos mercantiles, con el propósito de proteger al consumidor y evitar actos de usura en su perjuicio.

Asientan los legisladores en la exposición de motivos que la operación de esos negocios, en las condiciones actuales, carece de principios, bases y acotamientos en perjuicio de millones de consumidores.

Señalan que desde 1996, año en que fueron autorizadas para operar como establecimientos mercantiles, las casas de empeño han proliferado geométricamente, en proporción directa con el crecimiento de la pobreza de los mexicanos.

En este sentido, la Asociación Nacional de Casas de Empeño calcula que la población cautiva de estos negocios,  que no tiene acceso al sistema financiero, es de más de 11  millones de familias.

Todo el endeble marco jurídico en el que realizan sus actividades las casas de empeño, sostienen los senadores de Movimiento Ciudadano, es impunemente soslayado en la actualidad, lo que propicia inequidad e injusticia en agravio de la población más vulnerable de la sociedad mexicana.

Más aún, añaden los legisladores: al imponer desproporcionadas tasas de interés, las casas de empeño se ubican dentro de la hipótesis normativa prevista por  el derecho penal respecto al delito de fraude. Es decir, cuando en el contrato de mutuo con interés, el mutuante estipula intereses superiores a los del mercado, con el agravante de que se vale de la ignorancia o de las malas condiciones económicas del mutuatario, se tipifica claramente el delito de fraude por usura.



Refieren los senadores del grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano que para advertir la magnitud del problema, bastaría considerar que el incremento de la pobreza en México ha generado que grandes segmentos de población se vean obligados a buscar en estos negocios alternativas para obtener dinero y resolver sus más apremiantes necesidades de alimentación, salud y educación.

La situación es muy grave y sigue empeorando: si hay más de 11 millones de familias sin perfil crediticio financiero, no tienen otra alternativa que pedir dinero prestado a las casas de empeño, casi de manera sistemática y permanente, para satisfacer y resolver urgencias que no admiten espera. Ello no obstante que, debido a las tasas de interés que deben pagar, se condenan en algunos casos a perder su poco patrimonio y, en todos, agravan su crítica situación económica.

Esta dura realidad, añaden los autores de la iniciativa, explica por qué, según cálculos conservadores, estos negocios realizan más de 100 mil operaciones diarias. Y proporcionan,  entre otros, estos datos que advierten de la magnitud del problema:

  • No hay un padrón confiable de estos establecimientos, solamente cálculos conservadores que indican la existencia de 7 mil 200, cuando en 2008, no sumaban ni mil.

  • Según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), las tasas de interés que cobran las casas de empeño son superiores a 159% anual; la Profeco ha encontrado casos en los que el cargo por interés llega a 300% o más.

  • El valor de cartera de dichos establecimientos comerciales supera los 60 mil millones de pesos.

  • Las operaciones realizadas por esta clase de instituciones rebasa los 50 millones  de consumidores.

  • En 2009, solamente el Nacional Monte de Piedad ya realizaba 60 mil 270 operaciones diarias en todo el país y esperaba cerrar el año con 24 millones de transacciones, lo cual significa atender a uno de cada cuatro hogares en la República. El Plan de expansión de dicha institución equivale  en promedio a una nueva sucursal por mes.

  • La Asociación Nacional de Casas de Empeño considera que durante 2008 y 2009 este sector tuvo un crecimiento de al menos 12%, y para 2011 no será inferior al 5%.

La propuesta de Ley define reglas, procedimientos, responsabilidades, bases legales de operación y transparencia y sanciones.

Comunicación y Medios
Movimiento Ciudadano
Senado de la República

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada