jueves, 20 de octubre de 2011

Presentan iniciativa de reformas al artículo 123 constitucional

PROPONE MOVIMIENTO CIUDADANO DAR AUTONOMÍA
A  LA COMISIÓN NACIONAL DE LOS SALARIOS MÍNIMOS

·         Requiere personalidad jurídica propia, independencia de gestión y presupuesto
·         Actualmente depende de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social
·         Salarios mínimos dignos, el principal objetivo de la iniciativa  

El grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano, presentó a la Cámara de Senadores, una iniciativa de reformas al artículo 123 de la Constitución, a fin de que se otorgue plena autonomía a la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos.

En su exposición de motivos manifiestan que, de ser aprobada, la reforma propuesta confiere el grado de organismo constitucional autónomo a la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, lo que le concede independencia de gestión y presupuestaria; asimismo la dota de personalidad jurídica y patrimonio propios.

Es notable, dicen los legisladores de Movimiento Ciudadano, el alejamiento entre esta Comisión y los intereses de los trabajadores, debido al control que el Poder Ejecutivo ejerce sobre ella y así pervierte la naturaleza colegiada y tripartita que la Constitución le confiere. La somete, en los hechos, al arbitrio de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, abundan.

Refieren que actualmente dicha comisión es la encargada de investigar las características y la evolución de las condiciones del mercado laboral y de las estructuras salariales. Lamentablemente, agregan, falla en su función primigenia de garantizar un ingreso mínimo que satisfaga las necesidades básicas de los trabajadores de México.

Puntualizan que semejante deficiencia no sólo vulnera la calidad de vida de millones de mexicanos, sino que además violenta el principio constitucional contenido en el artículo 123, apartado A fracción VI, párrafo segundo, que a la letra dice: “Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer la educación obligatoria de los hijos…”

Afirman que esta incongruente estructura institucional, en donde se encuentra sobrerrepresentado el gobierno, responde de manera muy clara a una lógica corporativista propia de un sistema político que ya se suponía agotado, pero que, en los hechos, anula la participación activa, la discusión y el análisis entre las  partes interesadas.

Los senadores de Movimiento Ciudadano llaman la atención sobre el hecho de que el actual diseño de esta comisión consiente que el gobierno se rehúse a subir el salario mínimo; convierte así un proceso de concertación en uno de imposición, con el consecuente y desafortunado impacto negativo en la población más vulnerable del país, subrayan.

Hoy, y desde hace ya muchos años, el salario mínimo no es suficiente para solventar el costo de los productos básicos de primera necesidad. Ubica a un ancho espectro de la población mexicana en una situación de indefensión económica y lacerante carestía, destacan los legisladores.

Citan en la propuesta datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que indican que los mexicanos perciben el segundo salario mínimo más bajo de América Latina, sólo por encima de Uruguay; países como Paraguay, Argentina y Costa Rica tienen salarios mínimos que superan en dos, y hasta en  tres veces al salario mínimo mexicano.

Y continúan: La situación es grave si consideramos que entre 1995 y 2010 el índice del salario mínimo en el país cayó 29% y, aún así, a diferencia de la mayoría de los países en América Latina, el Estado mexicano no ha podido restablecer cuantitativamente el nivel en que debería fijarse el salario mínimo para poder garantizar el acceso de la clase trabajadora a los satisfactores de la canasta básica.

Aluden a algunos datos del Banco de México sobre la inflación y el aumento reciente en los precios de alimentos; así como de aumentos en los cargos por electricidad, gasolina y el precio de la tortilla, revelan que según el Área de Investigación de la Universidad Obrera de México (UOM), la situación es aún más delicada.

Y añaden: La UOM afirma que de diciembre de 1994 a mayo de 2011 el salario mínimo perdió 75.6% de su valor en términos reales.  Tan sólo de diciembre de 2006 –año de inicio de la administración actual- a mayo pasado, el salario perdió 44.3 por ciento de su valor.

Resulta claro que urge un salario mínimo que garantice a los trabajadores su acceso a satisfactores de primera necesidad, reiteran.

Los legisladores de Movimiento Ciudadano presentamos esta iniciativa, prosiguen, motivados por la necesidad de mejorar la calidad de vida de los trabajadores del país. Proponemos dotar de autonomía constitucional a la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos a fin de que pueda actuar en un marco de pluralidad, sin presiones o limitaciones que afecten su probo y eficaz funcionamiento, y así lograr salarios mínimos dignos y acordes a lo estipulado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, concluyen.

La iniciativa propone reformar el párrafo tercero y adicionar un párrafo cuarto, quinto y sexto de la fracción VI del apartado A, del artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; el documento completo se puede consultar en: http://www.senado.gob.mx/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=11485&lg=61


Comunicación y Medios
Movimiento Ciudadano
LXI Legislatura
Senado de la República

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada